Capacidad de Sacrificio – ¿Entrenamos?

Qué poco ánimo solemos tener para hacer cosas que suponen un esfuerzo ¿verdad? Por ejemplo, hacer ejercicio, ponernos a dieta, ect,…Soy la primera, me incluyo, rehuyo aquellas tareas que me suponen un fastidio por que me tengo que esforzar.

Bien, os voy a dar algunas pistas, qué funcionan! Yo misma lo he comprobado, para que podáis afrontar esas tareas con mejor actitud.

  • En primer lugar, no pienses. Sí antes de comenzar te predispones a lo que vas hacer negativamente no lo harás, tu diálogo interno te va a llevar a no realizar esa tarea por que encontrarás muchas razones para no hacerlo.
  • Piensa en por qué y para qué quieres llevar esa tarea o ejercicio, seguro que encuentras cosas positivas al fin y al cabo una parte de nosotros quiere hacerlo. Sí practicas cada día e intentas buscar una nueva razón por la que hacerlo, tu nivel de motivación crecerá.

Te explico mi caso: Bajé mucho de peso, me hacía falta, pero me veía fofa; quería verme las piernas bien y estar en forma, poder subir las escaleras de casa sin llegar arriba con la lengua fuera. Un amigo me habló de un gym dónde hacen entrenamientos de CrossFit y sin pensarlo le dije venga, voy.

El primer día quise morir, estuve los 3 siguientes días con agujetas y encima el entrenador dándome caña, venga, muévete, no te escaquees… En esos momentos perdí mi objetivo de vista, lo de verme bien, con las piernas en forma y subiendo y bajando escaletas como si fuera un ángel de Victoria’s Secret, me importaba poco, yo sólo quería sentarme en el sofá y vegetar como las lechugas.

NO PIENSES! HAZLO!  No caigas en la trampa de las razones de por qué no.

Toda tarea que empezamos a realizar lleva un proceso adaptativo, desde que comenzamos a realizar una actividad hasta que la dominamos pasamos por diferentes estadios en los que nuestros niveles de motivación varían. Ésto forma parte del proceso, cuando crees que todo va mal y que no eres lo suficientemente bueno/a para llevar a cabo la tarea en la que estas metido/a, es cuando estás en el buen camino.

  • Sé consciente de que los momentos de baja motivación son parte del proceso y cambia tu actitud en ese instante, piensa PUEDO, ESTOY EN EL BUEN CAMINO!!
  • Anota tus progresos y felicítate por lo bien que lo estás haciendo, premiarte o darte alguno lujo incrementa tu motivación. Elige metas alcanzables en periodos medios de tiempo, es decir, ve aumentando el tiempo y esfuerzo que realizas a medida que mejoras tu destreza en la tarea.

En mi caso, los valores que controlo son el peso y la figura( mediante fotos de como voy mejorando ), los reviso cada 15 días así voy ajustando mi dieta y el entrenamiento a lo que necesito y si lo he hecho bien y he llegado al objetivo marcado me tomo una cañas tan a gusto.

Éstos sencillos pasos te ayudarán a no cejar, pero lo de sufrir va en el pack. Nada grande se consiguió nunca sin esfuerzo y sacrificio. Además no tienes que renunciar a lo bueno. Descubre en nuestros post más sobre cómo marcar tus objetivos eficientemente o cómo mejorar tu nivel de motivación.

No dudes en comentarme en que fase estás, postergar aquellas cosas que quieres hacer y nunca haces no es más que una lucha interna de dos tus. La parte que quiere y la que no. Ambas tienen razón y argumentos de peso, pero sobre todo esas dos partes de ti quieren exactamente lo mismo, estar bien y ser feliz.

Encuentra la forma de conciliarlas y adelante con tus retos!!.

Dime cómo te puedo ayudar a mejorar.

Lorena García Velarde

PNL para mujeres

Deja una respuesta/span>

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *